II Traces Running Trail Hoyo de Manzanares


Llega la época de las carreras populares. Estrenamos la temporada con la II Traces Trail Running de Hoyo de Manzanares, con 12 km por montaña con un desnivel positivo acumulado de 450 metros. Discurre por los alrededores de Hoyo de Manzanares a través de los serpenteantes senderos. Hasta esta localidad a faldas de la Sierra de Guadarrama se desplazaron varios miembros de CrossMadrid:

Susana nos cuenta como le fue la carrera: "Tocó madrugón ¿Pero qué hago levantándome un domingo a estas horas?. Ni las perras se han movido de su camita al verme. Después d un despiste de nuestro conductor, que gracias a eso conocimos una zona muy chula, llegamos a Hoyo de Manzanares entorno a las 8,20. ¡Que pueblo tan bonito!. Se respiraba competición; es decir, recogida de dorsales, cafés, olor a mentol, zapas de trail, y como habían anunciado las previsiones, un sol de infarto. Tanto tanto, que decidí correr en tirantes. Después de los cafés, cambios de ropa, el calentamiento, los saludos, nos colocamos en zona de salida. Quizá demasiado atrás, pero en ese momento no lo pensamos. Pasamos bajo el arco casi a los 2 minutos de la salida, ¡qué de gente!. Me recordaba a las multitudinarias que te tiras 2 o 3 km intentando correr. Íbamos intentando adelantar puestos, pero éramos tantos que resultaba imposible.
Dejamos el asfalto, llegamos a los caminos. De repente, todos parados. Pensé que había habido algún accidente, ¡cuidado, cuidado!, se oía. Y para mi sorpresa...: ¡era agua!. No me lo podía creer, ¿estábamos parados por un arroyito?. Y se me escapo un: ¡vamos hombre que es sólo agua, no muerde!. Y por supuesto, lo atravesé por medio. Este arroyo y todos los que encontré a mi paso. Algunos me decían: ¿dónde va?. Y yo me pregunto... ¿Sabían ellos donde estaban?. Me hizo mucha gracia, acostumbrados al canicross que a veces somos hasta arrastrados por el barro, como me pasó en Jaizkibel, y tenían miedo a unos arroyos y charcos de agua inmaculada. En fin, seguimos con nuestra aventura. Tras aprovechar los miedos al agua para correr, fue llegando la subida: trialeras, repletas de piedras, con las que había que tener cuidado. Y cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos en el avituallamiento, me empape entera, para refrescarme y... ¡A volar!. Ahora parecía que podíamos correr. Y tocaba aprovechar, comenzó la subida y con ella d nuevo la gente parada, no lo pensé ni un momento, iba como una cabra montesa saltando de roca en roca. Y medio caminando me encontré a Alex, que se unió de nuevo a mí, o eso creía yo.

Ahora llegó la parte de la bajada. Empece a trotar como sí no hubiera un mañana por aquella trialera, por los prados llenos de barro, pero barro del bueno, del que te atrapa las zapas con mezcla de heces de vaca.  Salimos de la zona y oigo que voy entre las diez primeras, así que dije: me siento fuerte, incrementé el ritmo. Llegué a meta con bastante fuerza y a un ritmo alto, al menos todo lo rápido que me dejaron. Muy contenta sobre todo de la constancia, las subidas y del tramo final de la carrera."


Cristian, que acabo en el puesto 182º con un tiempo de 1:03:00.

Víctor, que acabo en el puesto 246º con un tiempo de 1:05:53, a pesar de la dura semana que lleva de trabajo, entrenos y falta de sueño.

Alexis, que acabo en el puesto 287º con un tiempo de 1:07:08. Muy orgulloso después de un duro fin de semana de trabajo.

Susana, 1:07:21. Acabo en 8º puesto de la clasificación Femenina.

Gema fue 23ª de la clasificación Femenina. Acabó muy contenta y a un buen ritmo con un tiempo final  de 1:12:44.

Lito, que fue toda la carrera animando a Laura para que acabara. Laura, que entró en meta junto a Lito. Muy contenta por que el año pasado no pudo terminarla. Ambos hicieron un tiempo de 1:22:21.



Después de despedirnos de algunos; ya que Lito y Gema se quedaron con ganas de más y se fueron a hacer canitrekking. El resto para no perder la costumbre, nos fuimos a celebrar lo bien que lo habíamos pasado. Y además nos acompañaron Fran (nos presentó a Sansa su cachorra de loba checolosvaca) y Hari, que hizo parte del recorrido a modo de entreno una vez finalizada la prueba. Y Hiro, que parece que tener a un bebe en casa a su cuidado le ha animado y estaba juguetón y simpático como nunca.Y como no, la "ovejita marrón", Tascu; que ha debido pasar un día estupendo en la montaña.

Y el próximo fin de semana: Canicross y Relevos en Seseña. ¡Os esperamos a todos!.
CrossMadrid

No hay comentarios: