V Vuelta a la Casa de Campo


Llegó una nueve edición de la Vuelta a la Casa de Campo, que tan popular se está haciendo en el calendario de carreras de la Comunidad de Madrid, ya que es un circuito muy utilizado para entrenar. La prueba tiene un trazado exigente con una distancia de 16.5kms y un sin fin de toboganes. CrossMadrid estuve presente por medio de David y Nerea.

A David esta prueba le encanta, el año pasado ya la disputó. Aquí es donde se demuestra su mejoría a pesar de que ha tenido que estar parado bastante tiempo por una lesión que ha tenido en el primer trimestre de este año. En la edición del año anterior tardó 1h15', llegando en el puesto 141º, pero este año ha mejorado y ha dejado su marca en este circuito exigente en 1h08' finalizando en el puesto 41º de la general. Enhorabuena por tu progresión.
David Ramos finalizando la V Vuelta a la Casa de Campo

En cambio Nerea debutaba en esta prueba, por donde suele entrenar muy a menudo. Esto es lo que nos contaba de la prueba:  "Llegó el tan esperado día de la carrera, la V Vuelta a la Casa de Campo. La  Casa de Campo es un lugar que para mí tiene un valor especial, desde este otoño y cada día Nata, Sua y yo (y Pipa y Carla) recorremos sus senderos y paseos, disfrutamos de su cambiante vegetación, sus lluvias y pequeñas nieves, sus calores y vientos…Y poco a poco hemos ido sintiendo que la Casa de Campo es también un poco nuestra… Por eso esta carrera tenía un valor añadido, quería hacerla y quería disfrutarla.

Había hecho recorridos similares dos veces. La primera vez fue con Luismi (Crossmadrid) quien me guió en una casi vuelta a la tapia en sentido contrario, descubrí entonces que, con buena compañía y entretenida, sería capaz de terminar el recorrido. ¡Gracias por ese primer contacto Luismi! La segunda y  última vez fue con Menchu (Correcaninos), Víctor, Fernando, Manuel y Fer (Mushing Toledo), en esta ocasión hicimos subgrupos, la tapia fue también en sentido contrario y gracias a Fer, subí un poco el ritmo.

La mañana de la carrera tenía varios miedos, el primero era que quería seguir subiendo el ritmo pero también quería disfrutarla y no sabía si sería compatible. El segundo era que no quería liebres para no ralentizar a nadie ni yendo por encima de mis capacidades para luego darme cuenta de que “me había pasado” y terminarla mal. El tercero eran cuestiones personales que afectaban al día y que no sabía si me iban a perjudicar o a ayudar, así que no quería tensiones, tenía que fluir… Pablo Polo  había venido a Madrid para esta carrera y por este día, la idea era correr conmigo, acompañarme pero justo antes de empezar la carrera le mandé a correr a su ritmo! Sabía que él podía ir mucho más rápido que yo, no podía retenerle, me hubiera sentido fatal!! El domingo todo tenía que fluir…

Nos juntamos en Lago Víctor, Manuel,  Santiago y Jose Antonio Nevado Illán, todos del Mushing de Toledo; Pablo Polo, gran amigo; y David Ramos y la presente, de Crossmadrid. La carrera va a empezar, cada uno busca sus posiciones para la salida, yo me quedo algo rezagada, Pablo se adelanta, en unos segundos hablo con Jose Antonio, me dice aproximadamente a la velocidad que tenía previsto ir, decido intentarlo y seguirle, trato de convencer a Manu de que me siga también él… tres, dos, uno…

Los primeros kms conseguí seguir a Jose Antonio pero cuando me dijo que estábamos yendo a 4’20 le dije que si veía que me rezagaba, que por favor no quisiera ayudarme a seguir con él, que tirara,  yo ya había decidido que a ese ritmo no iba a querer seguir mucho tiempo, básicamente porque hubiera muerto y tampoco era ése mi objetivo. Al cabo de unos cuantos kms, no muchos,  me quedo en mi ritmo, que no sé cuál es porque no tengo aparatitos de esos que te lo dicen, pero me sentía bien, aunque no tanto como otras veces, por lo que deduje que me estaba esforzando más.

 A partir de aquí todo fueron  anécdotas, consejos y ánimos de muchos corredores (“ánimo que ahora vas  a poder recuperar”, “venga que vas muy bien”, “eres la novena chica”…) y otros “animos” que acojonan  (“uyyyy, pues queda lo peorrrr” o…”baja pulsaciones que te quedan muchos repechos, entre ellos el del zoo”, “ya verás la cuesta del zoo”…). Muchos repechos, mucho sol, poco agua y muy buen ambiente, un reto, un nuevo ritmo… de vez en cuando avistaba a Jose Antonio, entonces me decía “joe, pues no voy mal”…otras veces me pasaba algún corredor que me hablaba y para poder escucharle me tenía que poner a su ritmo, de repente me dejaban atrás y me recogía otro amable para darme fuerzas, yo intenté llevarme a una chica a la que pasé, pero me dijo que se reservaba para “LA CUESTA DEL ZOOOOOO” y yo me cagué de miedo de nuevo.
Nerea en los últimos metros de la prueba

Me dijeron tanto, tanto, tanto que sería tan dura que cuando llegué me pareció mucho menos, gracias a todos por acojonarme!! La verdad es que me sirvió para gestionar el esfuerzo, lo mejor fue subir la cuesta y decir…ya está, ahora solo queda dejarse llevar hasta el final…
De nuevo corredores animándome en el último km y medio: “venga que ya estamos”, “sígueme”…”vamos”…Y entonces… LLEGAMOS!!!

Distancia, 16500mts. Tiempo neto, 1 hora 17 minutos 32 segundos. Ritmo medio 4’41. Puesto: sexta mujer.
Me doy con un canto en las narices. Para algunos será un ritmo lento pero para mí es mi mejor ritmo!
Gracias a todos compañeros de carrera, guías, y amigos!!! Creo que todos los que estuvimos nos llevamos buenas sensaciones, después un picnic con amigos, es una pena que Víctor y Santiago se tuvieran que ir. Javi y Montse nos acompañaron desde las “gradas”, Pablo vino desde Valencia y Silvia y Rubén vinieron al picnic. Me encantó sentirme tan acompañada en un día tan especial.

Esta carrera y este día son tuyos, Lurra. Ayer hizo un año que nos separamos y que yo hoy me anime a correr es sólo gracias a ti, todo esto es tuyo compañera, amiga, “mi mochila”. Por ti."
Nerea entrenando junto a Lurra
Aquí podéis consultar los RESULTADOS de la prueba.

CrossMadrid

No hay comentarios: