Entrenamiento de Canicross en Somosierra - 17 de Noviembre

Aprovechando las primeras nevadas que llegaron a la sierra madrileña, hicimos una quedada para entrenar en Somosierra, donde nos esperaba como anfitrión uno de los mushers de nuestro club, en concreto del Lupus Mushing Team. A nuestros canicroseros, les recibía con los brazos abiertos, una nevada de unos 5 centímetros, sin pisar por muchos tramos, ideal para canicross porque no había habido heladas. En principio íba a ser una jornada repleta de actividades relacionadas con el mushing, pero las condiciones no eran las adecuadas para pasar mucho tiempo en el kennel, ya que estaba nevando y las temperaturas eran de -1ºC.




Al final, decidieron realizar un buen calentamiento, y tras esto ,salir a hacer canicross a lo que les dieran las piernas. La ruta no tenía pendientes peligrosas, por lo que se podía correr perfectamente. Hicieron unos 6 kilómetros de canicross, donde el primer tramo había bastante barro, pero una vez superada esta zona, se íba por nieve totalmente virgen y perfecta para poder disfrutar al máximo del entreno junto a nuestros fieles compañeros. Al final se atrevieron con el entreno: Rubén, Sarah, Carol - Junior, Ismael - Kira, Pablo - Goonie y Sergio - Nua - Indae.




Rubén, que fue el guía personal en este entreno tan especial, nos ha querido dejar sus impresiones y experiencia de esta nueva aventura por la nieve : "Para mí, fue la primera experiencia de entreno de canicross. Si es cierto que hace un par de años hice un par de carrerillas, pero nunca antes había estado con más gente de canicross, aunque bueno, eso es otra historia. Me pareció una pasada lo en forma que están mis compañeros y aunque ya os tenía mucho respeto antes, ahora que os conozco, mi admiración hacia vosotros es máxima. Me encanta esa pasión que tenéis tanto por entrenar como por los perros. Yo vengo de un mundo muy diferente, en el que el musher por lo general, no piensa en su forma física, sino que solo piensa en la de los perros..siempre he pensado que no compartía esa forma de ver el Mushing, que me faltaba algo más. Pues ayer lo ví en mis compis de equipo; la complicidad que tienen con sus perros es difícil tenerla en un equipo de 8 perros y yo siempre he buscado eso mismo, tener ese "feeling" que los canicroseros tienen con sus perros y creo por fin saber dónde buscarlo gracias a mis compañeros. Una bonita experiencia que espero se repita muy pronto."




Pablo - Goonie, disfrutaron a tope de este gran entreno, donde pudo seguir trabajando varios aspectos del canicross con su querido Goonie. Aquí os dejamos su relato de este gran día : "Pues la crónica podría empezar el día anterior cuando ví la foto del camino por donde iríamos a correr con nieve. El Domingo, preparándome para ir a Somosierra, no paraba de cantar villancicos, así os podéis imaginar las ganas que tenía de estar allí lo antes posible. Una experiencia muy divertida y a pesar del frío (que se quita en el primer kilómetro), tanto goonie como yo, lo disfrutamos mucho. El calentamiento muy bien, charlando y pisando nieve virgen. La salida, como locos, porque el frío no permitía quedarse uno quieto. La subida fue algo genial, muy cómodo y en la bajada aproveché para soltar a Goonie y me dediqué ha hacer fotos y vídeos a los compañeros y al paisaje que nos rodeaba. ¡Turismo por Somosierra! Una gran mañana corriendo por la nieve."



Ismael - Kira, pudo disfrutar el calentamiento, pero lamentablemente no pudo disfrutar de canicross sobre la nieve, ya que a unos escasos 500 empezar la segund parte del entrenamiento, se torció un tobillo por lo que tuvo que verse obligado a darse la vuelta. Aún así, disfrutó como una enano del día en Somosierra y aquí nos explica esto mismo: "El domingo me lo pasé genial, me encantó que nevara. El entreno bien hasta que me torcí el tobillo. Pude hacer los 5km de calentamiento con el resto (que para mí ya es suficiente), pero cuando íbamos a correr con los perros, preparamos la salida, Kira salió como siempre a tope y después de pasar la primera curva, pisé una piedra y se terminó el entreno para mí. Mi Kira quería correr, asi que la quité el arnés y siguió al grupo un rato. Luego volvió y nos quedamos jugando en la nieve con Rocky (mi otro perro), Sara, Ana y Rubén. Pena que al final por el tiempo, me quedé sin probar el kart de Rubén y sin ver el kennel, pero nos ha invitado a que vayamos otro día, asi que..¿para cuándo la próxima chicos??!! " .



Sergio - Nua - Indae decidieron acudir a este entreno a pesar de la meteorología, ya que Sergio estaba deseando con todas sus fuerzas estrenar la primera nevada caída este año, ansioso de patearse con sus queridas peludas esos caminos recién nevados. Aquí os dejo con su aventura vivida del día : "El año pasado me quedé con ganas de entrenar por nieve en el Puerto de Navafría, tras asegurarme de que no había peligros en la carretera (no quería vivir la experiencia de hace dos inviernos), me acerqué hasta el sitio de la quedada porque Rubén y Sarah se merecían nuestra visita e Indae sabía que se lo iba a pasar en grande. Siempre que entreno por esta superficie me recuerda porque me encanta este deporte. La pena fue echar de menos a mi fotógrafa favorita."



Carol - Junior, siguen esforzándose mucho y trabajando juntos en equipo, sin perderse ningún entreno para que Junior Jr y ella sigan aprendiendo un buen canicross y  crear mayores lazos entre ellos compartiendo el mismo deporte. Nos ha querido contar qué impresiones se llevó a casa este día tan especial de canicross : "La primera nevada del invierno y tenemos la gran suerte de poder estrenarla nosotros. Nuestro querido amigo Rubén, nos mostró un recorrido bastante cómodo para hacer canicross locamente y sin frenos, pero claro, totalmente nevado. Tenía bastantes temores, ya me da un poco de miedo a veces correr con Junior por las velocidades que coge y he tenido varias caídas con él. Jamás había corrido sobre este tipo de terreno y he de decir que ES INCREÍBLE!! Eso sí, las piernas se cansan mucho más y los cuádriceps los tenía literalmente congelados por completo. En el calentamiento me sentí bastante incómoda y pesada por llevar demasiada ropa. Llegó el momento esperado: "Junior, no me tires", es lo que le susurré antes de salir. Mejor no se pudo portar conmigo. Tras unos cuantos "traspiés" decidí mantener un ritmo más conservador donde me encontrase segura a la hora de correr. Nos quedamos solos prácticamente casi unos 5 kilómetros, donde solo tiró y tiró de mí sin cesar. La soledad y un silencio llegó a nosotros,cayéndonos encima de nuestras cabezas aquellos pequeños copos de nieve, luchando contra aquellas ventisca, cerrando y abriendo rápidamente nuestros ojos para que no nos entrase en ellos los copos de nieve que nuestras pezuñas salpicaban a nuestro paso, mirándome Junior cada dos por tres asegurándose de que le seguía, corriendo por aquella nieve virgen,disfrutando de la libertad...aquella montaña era nuestra,sin parar de galopar y galopar, juntos, Junior y yo."





Después de que llegaran uno a uno a la zona de encuentro, rápidamente tuvieron que cambiarse, ya que la temperatura cayó velozmente y nuestros locos canicroseros estaban empapados de aquel sudor que desprendían por el entreno tan duro que hicieron. Brevemente intercambiaron sensaciones y cada uno volvió a sus hogares para entrar en calor lo antes posible. Un entreno completamente distinto, donde solo ellos, pudieron dejar sus huellas y pezuñas por donde nadie jamás lo hará.






Crossmadrid canicroseando en nieve virgen!!

No hay comentarios: